Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Nicholas Humphrey’

La inteligencia maquiavélica es una teoría postulada principalmente por Nicholas Humphrey, que sostiene que en la evolución del hombre se desarrolló la habilidad de una “social tool” (o herramienta social). Para responder la interrogante sobre cómo trabaja la inteligencia en el contexto de la interacción social, Humphrey señala que la “social tool”, de la que está provisto el hombre, consiste en la habilidad de representarse en una visión macro de las situaciones que va más allá de la simple abstracción, pues se toma el desarrollo de la “social tool” como la habilidad de un jugador de ajedrez, en el cual no sólo se consideran los movimientos actuales sino también se abarca la potencialidad de próximos movimientos por parte del jugador mismo como también del contrincante; de todo esto se sigue que “it is evolution of social intelligence wich explains human brain power.” (W&B 2). Más precisamente, considera que la inteligencia social no se restringe al ámbito sexual, pues se basa usualmente en relaciones de reciprocidad y/o afinidad. Tenemos entonces que en la evolución del hombre se han dado relaciones sociales que han sido “programadas” por un sutil juego de ajedrez en el cual el sujeto se vuelve un arquitecto de movimientos y, a partir de sus decisiones, se desprende una especie de árbol de decisiones. En ese sentido, el autor distingue inteligencia creativa de inteligencia como aprendizaje (intelligence as learning). Para definir mejor esto se podría decir que se puede llamar inteligencia creativa al momento en que un animal modifica su comportamiento a base de inferencias válidas: la inteligencia, se concluye, es la capacidad de inferir algo totalmente nuevo sobre los eventos próximos. Por otro lado, la inteligencia como aprendizaje consiste en el aprendizaje sobre la sociedad y el aprendizaje desde la sociedad (aprendizaje observacional). La primera de estos es el aprendizaje de las estructuras sociales, reglas, etc. La segunda pretende el aprendizaje mediante la observación de acciones, como, por ejemplo, el aprendizaje que tiene un ave pequeña para volar, para lo que esta mira a su madre e imita sus acciones.

Por otro lado, Humprhey habla de la imposibilidad de que un animal posea una habilidad que exceda sus necesidades, pero también señala que hay animales que performan mejor la habilidad social, por lo que parece que no tuviesen el intelecto social o “social tool”. A partir de este punto, separará la performance en “high level” y “low level”. Con “low level” se refiere al simple proceso inductivo de observación y conclusión, en el cual, se asume que algo va a suceder porque ya ha sucedido bajo las mismas circunstancias repetidas veces en el pasado; “high level” supone la inferencia deductiva de una conclusión nueva sobre la base de premisas. Sobre este punto, dice lo siguiente: “Einstein, like the chimpanzees, displayed his genius at rare times in ‘artificial’ situations –he did not use it, for he did not need to use it, in the common world of practical affairs.”

Hay una aparente contradicción en este punto con el primer dato que nos brinda el mismo autor, entre la capacidad y la performance de una habilidad. Aquí me parece que se puede ligar con la teoría de la gramática universal de Chomsky, en la cual se teoriza la competencia y la actuación lingüística. En el texto, Humphrey habla de la capacidad innata y precisa de un animal con respecto a sus necesidades, pero también habla de la perfomance limitada por la práctica común. Me parece que al igual que Chomsky respecto a la gramática universal, no hay una contradicción, pues estamos hablando de inteligencia social y, como tal, de una performance que se supedita al entorno social, a las reglas del grupo y las capacidades biológicas; de esta manera, al igual que la performance de una lengua determinada no afecta de ninguna manera a la competencia lingüística, la performance de la inteligencia social tampoco afecta la capacidad innata del animal u hombre. Humphrey nos dice que la dinámica de los grupos sociales complejizan las relaciones entre individuos permitiendo mayor performatividad de la inteligencia social; por extrapolación, concluimos que a menor necesidad social, en un grupo más pequeño donde no hayan relaciones sociales complejas, no se dará el high level de manera continua. Esto lo podemos fundamentar con el mismo Humphrey al decir que los animales tienen la necesidad práctica del conocimiento de su comunidad y hábitat. Volvemos pues a que la performance de la habilidad social está basada tanto en su capacidad innata, como en los out-puts que la estimulan. En ese sentido la sociedad cumplirá dos propósitos “educativos”:

  1. Permitir un periodo prolongado de dependencia, en el cual los jóvenes son libres de experimentar y explorar.
  2. Conectando a los jóvenes con los más experimentados, de los cuales aprenderán por imitación

Estos dos propósitos estarán delimitados por un periodo de tolerancia que la dinámica social imprime, así pues no podemos hablar de una estructura fija que se repite en distintas situaciones. Sin embargo, la “educación” de los infantes se verá afectada por el número de generaciones de una misma familia; así pues, se puede tener una sociedad en la que se han generado complejidades sociales fuertes por las disputas entre generaciones diferentes. En ese caso, la inteligencia maquiavélica se debe entender con la frase: “Cooperando hacia adentro, engañando hacia afuera”, que es una manera de simbolizar que la performatividad de la inteligencia social responde a las necesidades del grupo, pero el carácter competitivo que existe entre diferentes grupos sociales es también necesario para el desarrollo de esta habilidad, repito por lo mismo la imagen del jugador de ajedrez que considera los movimientos posibles para ganar el juego. Por otro lado, a pesar del aparente egoísmo en esta imagen, Humphrey también considera el altruismo y la simpatía como generadores de “planes maquiavélicos”, es en ese sentido en que se marca la cooperación grupal (hacia adentro).

Por otro lado, Byrne & Whiten refutan la consideración de la participación del ambiente en la performance de la inteligencia social, pues, como ellos dicen, “una computadora no trabajará mejor en un lugar más grande o pequeño”; sin embargo, esta objeción se le hace a la teoría que postula un módulo social, en la que se darían procesos diferentes en cerebros de diferentes magnitudes. Particularmente, considero que esta apreciación no es contradictoria con la posición de performatividad según el ambiente; para retomar la teoría de Chomsky sobre la facultad innata del lenguaje, la capacidad mental lingüística no trabaja mejor en ciertos ambientes, más bien ese es el punto de Chomsky al referirse a gramática universal y  los out-put que recibe la mente por parte del entorno para la performance de una lengua en particular. En ese sentido, vale utilizar los módulos mentales chomskianos (gramática, pragmática y lexicón), módulos que pertenecen a la mente, pero que no responden a cierta actividad neuronal específica –a este punto Guillermo Lorenzo define la facultad del lenguaje como “una cualidad que ‘emerge’ de la interacción de diversos elementos cerebrales supuestamente relacionados de forma específica con el lenguaje”-, en los cuales la sintaxis funciona como un filtro para el lexicón. De la misma manera, el ambiente sirve como un filtro para la multiplicidad de comportamientos respecto a la inteligencia social.

De todo lo dicho, puedo concluir que la inteligencia social no responde a un módulo cerebral específico, sino a relaciones cerebrales que permiten la emergencia de cierta “competencia” o “social tool” innata en la mente animal o humana, y es en ese sentido en que se puede hablar de un módulo social que no contradice la posibilidad de la interacción con el entorno para la performance necesaria. La inteligencia social pensada como un módulo social mismo, según mi parecer, caería en la contradicción al tener más de lo que se necesita en algunos grupos más pequeños o grandes según sea el caso; sin embargo, si concebimos el módulo social como la teoría modular chomskiana del lenguaje podemos considerar que no se limita a la simple acción conductista del estímulo-respuesta, sino que los out-puts que recibe el individuo son muy importantes en la conformación de esta inteligencia maquiavélica; por otro lado, no quisiera caer totalmente en las estructuras chomskyanas, pues considero que al desenvolverse en el ámbito social del individuo, la inteligencia social no performa siempre de la misma manera y sólo alcanza el high level en momentos de practicidad artificial, sino que, conforme a la vida social se va desarrollando, se van complejizando o simplificando la performance “maquiavélica”. Por esta razón, es de mucha importancia el contacto entre los inexpertos y los expertos (en el juego de ajedrez social), pero también la libre exploración del ambiente en el que habitan.

 

Read Full Post »